Obesidad: epidemia del siglo XXI

El aumento del sobrepeso y la obesidad, y de sus consecuencias como la diabetes, no sólo pone en riesgo el futuro de un país al comprometer la salud de la población, también pone en riesgo sus finanzas públicas.

Es el caso de México, donde el Estado ya no tiene la capacidad de enfrentar las consecuencias de la epidemia de obesidad, donde decenas de miles de personas mueren al año por no poder recibir la diálisis que requieren. A pesar de ello, las empresas se resisten a la implementación de políticas efectivas que modifiquen las condiciones que han generado esta emergencia.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

Acerca de José Carbonell

Abogado y Politólogo. Master en Políticas Públicas, The Johns Hopkins University-UPF. Candidato a Doctor en Ciencias Políticas y Sociales (Universitat Pompeu Fabra). Candidato a Doctor en Economía Pública (UNED). Profesor de la Facultad de Derecho UNAM. Consultor.
Esta entrada fue publicada en Economía, Imprescindibles, Social, Tendencias. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Obesidad: epidemia del siglo XXI

  1. chuy dijo:

    Me parece excelente que la gente ya este abriendo los ojos a nuestra realidad,, aunque la mayoria siguen ciegos habemos algunos que ya entendimos o comenzamos a entener y pues si es cuestion de cuidado personal y mucha fuerza de voluntad aunque como tambien imaginamos todos alguna culpa tiene las macro empresas encargadas de alimentarnos o nos alimentan o a la mayoria,, que nos han vuelto adictos en toda la extension de la palabra a sus productos mediante azucar y cualquiera de sus modificaciones,, esto es real y esta pasando,, compañias como coca cola, pepsi, kellogs y muchisimas otras nos estan enviciando y matando al mismo tiempo todo por ganacias para sus empresas mientras los gobiernos no hacen nada o ayudan con su plan. lo peor es que los mas vulnerables son los que pagaran las consecuencias,, nuestros niños,, nuestro hijos, por que es muy dificil y muy complejo entender pero ya los chiquitines estan adictos a estos productos por culpa 1,, nuestra pero 2 de las grandes compañias,, si les interesa informarse al 100 % de esta epidemia que estmos padeciendo vean el documental Fed Up,, lo pueden descargar en gratispeliculas.org o donde gusten pero veanlo esta muy bueno para informanos la realidad del problema del azucar en el 90% de nuetra comida…

  2. Leticia dijo:

    Cuando un problema es generalizado no es solo cuestión de voluntad personal, esta asociado a la sociedad en que se vive, por hábitos, por costumbres, por cuestiones como la pobreza que trae consigo el asunto de la falta de educación para entender la trascendencia del cuidado personal. POR eso, más allá de lo que cada uno haga por si mismo, SI es el estado el que debe encarar este problema a nivel social, porque no es un mal ni menor ni de unos, es un contagio asociado a tantas cosas donde lo que se come es fundamental y en eso, el lucro, la ganancia y vender no importa a que costo es parte de lo que estamos viendo, como en el caso de las refresqueras que no les importa si el problema avanza, para ellos lo que importa es su ganancia y sus argumentos son de tal nivel que caen en el chantaje (se acabaran miles de empleos) o en que, ellos anuncian la felicidad que sus productos como la CocaCola trae a la gente y ya allá la gente si se empanzona, eso es su problema…… Si al impuesto al refresco

  3. lourdes lopez gonzalez dijo:

    ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿y los que no tenemos glándula tiroidea que???????

  4. La obesidad, es en parte consecuencia de la modificacion de los habitos de movilidad. El automovil ademas de traer aparejados problemas de contaminacion ambiental que son causantes de enfermedades respiratorias y de envenenamiento, han puesto de cabeza el paradigma de movilidad individual automotora que prevalecio durante miles de años, y hoy la gente, cuando necesita hacer un viaje, independientemente si es corto o largo, no piensa en otro medio para hacerlo que en subirse al automovil. En realidad al automovil deberiamos darle el mismo tratamiento que se le aplico al tabaquismo y su industria. Debemos hacerles responsables de las enfermedades y las muertes que causan indirecta y directamente, debmos regular y limitar la publicidad que hacen, y debemos hacer que paguen todos los costos generados por sus externalidades negativas.

    • Mónica Cervantes dijo:

      No creo que la solución este en el uso del vehículo, en mi caso, hago ejercicio y llevo una buena alimentación que no contiene fritangas, refrescos, etc, etc, creo que es más cuestión de hábitos, tener la voluntad de cuidarse uno mismo, tener la voluntad entre elegir un vaso de agua o un vaso de coca. No podemos culpar a otros por nuestras debilidades, porque la decisión es nuestra, somos nosotros los que elegimos y nadie nos obliga.

  5. Pingback: Diabetes: culpable el guardián del reloj biológico

  6. Imelda Becerra Román dijo:

    Ciertamente es un problema que el Estado y el aparato empresarial no están considerando, porque no sólo es un problema de salud, sino también laboral, ya que las personas enfermas no son productivas. Por otro lado, las personas somos o debiéramos ser responsables de nuestra salud. Hace falta crear la conciencia del buen comer y de saber elegir que es bueno o no para nuestro organismo. Y para eso hacen faltan cambios en nuestros hábitos y cultura alimentaria. ?¿Así que cómo le vamos a hacer? Nuevamente nuestra salvación es la EDUCACIÓN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s